Medicina para una Masculinidad Saludable

adult-blur-close-up-1172207

Uno de los principales problemas que ha relevado el movimiento feminista, es el daño sobre la salud que genera la violencia de género. Y los hombres no están fuera del problema: Toda emoción se convierte en rabia, deber ser responsable económico de la familia, ser siempre fuerte, no poder llorar, ser siempre sexualmente potente y siempre “tener ganas”. Nada más lejos de la realidad, cada persona es distinta y vive contextos que le ponen feliz, triste, cansado, que lo acercan o alejan del deseo (más frecuentemente las últimas), y todas estas frustraciones de no ser como el mundo espera, no ser “suficientemente hombre”, conducen a enfermar.